Consejos para calmar a bebés inquietos

Un columpio con movimientos múltiples es una manera eficaz de ayudar a calmar a un bebé inquieto.

(StatePoint) Los padres que tratan con un bebé inquieto –especialmente uno que ha sido recientemente alimentado, cambiado y amado– están ansiosos por encontrar maneras de calmarlos.

Afortunadamente, una experta en el sueño de los niños, Kim West, una licenciada enclínica social, más conocida como La Señora del Sueño, ha ayudado durante más de 20 años a miles de familias a calmar suavemente y a dormir a sus pequeños inquietos. Para ayudar a mantener a su bebé feliz y tranquilo, Graco contrató a West para ofrecer los siguientes consejos relajantes:

Aprenda las señales

de sueño del bebé

La mayoría de los bebés de hasta seis meses de edad sólo pueden estar despiertos durante aproximadamente una o dos horas antes de quedar exhaustos. Parte de la curva de aprendizaje es ser capaz de reconocer las señales típicas de sueño de un niño, de modo que pueda moverlos a un espacio de sueño seguro tan pronto como sea posible. Estas señales pueden incluir bostezos, miradas fijas, inquietud, tranquilidad, pérdida de interés en el juego, frotamiento de los ojos y succión de mano. Un niño alerta o enérgico puede cambiar muy rápido de feliz a cansado a exhausto, por lo que estar pendiente del reloj también es importante. Esté preparado para moverse directamente a la hora de la siesta o la hora de acostarse tan pronto como observe las señales de sueño de su niño.

Reconozca los patrones

de sueño del bebé

Cuando su bebé tiene alrededor de tres o cuatro meses de edad, puede empezar a ver una pizca de formación de un horario en cuanto a dormir y despertar. Esto se debe a que el reloj interno de su bebé –el ritmo circadiano– está empezando a desarrollarse. Observe este patrón, junto a las señales de sueño de su bebé, y cree una rutina agradable de siesta y hora de acostarse, que podría incluir música de fondo, alimentación y acunar.

El tiempo y duración de la siesta son, a menudo, los últimos componentes que se desarrollan del horario de un bebé, por lo que quizás necesite usar más esfuerzo y técnicas calmantes adicionales por la tarde, cuando puede ser particularmente difícil conseguir que el pequeño duerma un poco.

Use movimiento para calmar

El movimiento es un favorito de los bebés para calmarse porque probablemente les recuerda las sensaciones y seguridad del vientre de su madre. El movimiento a menudo hace lo que ningún otro tipo de calmante puede hacer, por lo que es una buena técnica para intentar. Meza al bebé en sus brazos cuando pueda; pero si necesita un descanso para hacer las cosas de la casa o durante períodos prolongados, considere usar un columpio. Dado que cada bebé es único, intente un columpio que tenga opciones múltiples de movimiento, como el Graco EveryWay Soother con balancín removible. Con 16 movimientos calmantes, seis velocidades diferentes, dos ajustes de vibración y 15 canciones y sonidos, los padres pueden crear un ambiente relajante personalizado para calmar a su pequeño. Como beneficio adicional, el asiento del columpio se duplica como un balancín removible para mantener al bebé feliz y cerca de cualquier lugar de la casa. Este columpio está disponible exclusivamente en Babies “R” Us.

Entienda la irritabilidad

Los bebés lloran cuando están incómodos, aburridos, demasiado estimulados y con sueño. Hay algunas cosas que puede hacer para tratar de averiguar por qué su bebé está llorando. Más allá de las razones obvias de los pañales y las comidas, pruebe un cambio de ambiente. También puede intentar atenuar las luces, poner música de fondo, colocar a su bebé en un columpio u ofrecerle un chupete.

Estar preparado para adaptar sus estrategias calmantes a las necesidades individuales de su hijo puede ayudar a proveer, tanto a usted como a su bebé, días y noches más relajantes.

Get the daily newsletter in your inbox each morning with today's top stories.