¿Hay alguna parte del mundo donde esté a salvo del BPA?

(BPT) - Sobre la base de la cantidad de información que ha oído sobre el bisfenol A (BPA) en los artículos de noticia recientes, sería perfectamente comprensible si llegara a la conclusión de que el BPA es el enemigo público n.° 1. Aparentemente, está en todas partes en niveles poco seguros, y no hay modo de escaparse.

O ¿existe? Debe haber algún lugar adonde podamos ir para evitar sufrir daños, pero ¿adónde? Encontrará la respuesta en un estudio revisado por pares que acaba de publicarse en la revista científica Environmental Pollution.

En un principio, los investigadores observaron lo siguiente: “[p]ara evaluar el posible riesgo del BPA para la salud, es importante conocer la ingesta diaria humana”. Después de todo, demasiada cantidad de casi cualquier cosa representaría un riesgo para la salud. Necesitamos saber a qué cantidad de BPA están expuestas las personas realmente y si estos niveles representan un riesgo para la salud.

Los investigadores se dieron cuenta de que ya se encuentra a disposición una enorme cantidad de datos sobre la exposición al BPA. Hasta el momento, toda esa información no estaba en un mismo lugar, lo que resultaba poco útil.

Se sabe que, después de la exposición, las personas eliminan rápidamente el BPA del cuerpo a través de la orina. Medir el nivel de BPA en la orina se considera la mejor manera de evaluar la exposición al BPA, dado que lo que entra (es decir, la exposición) sale por la orina y es fácil medirlo.

Los investigadores buscaron en la bibliografía científica estudios que medían los niveles de BPA en la orina. Hallaron más que solo algunos estudios: “[e]n total, obtuvimos más de 140 publicaciones revisadas por expertos, que contenían más de 85 000 datos [puntos] respecto de las concentraciones de BPA en la orina, derivados de 30 países”.

Luego, los investigadores clasificaron los datos por grupo etario (hombres adultos y mujeres no embarazadas, mujeres embarazadas y niños) y país, para evaluar en qué parte del mundo los niveles de exposición eran seguros o poco seguros. Esta evaluación se realizó mediante la comparación de los niveles de exposición con los límites de ingesta seguros establecidos por los organismos gubernamentales de todo el mundo.

Los resultados pueden sorprenderlo: “[e]s evidente que las ingestas diarias calculadas de BPA por persona a nivel nacional y global en este estudio son de dos a tres órdenes de magnitud inferiores a las de la TDI (ingesta diaria tolerable) recomendada por varios países”. En otras palabras, la exposición real al BPA es cientos a miles de veces inferior al límite de ingesta segura.

Debido al gran volumen de datos, los investigadores consideraron que sus resultados son representativos, lo que significa que se puede confiar en ellos como una medida exacta de exposición al BPA en todo el mundo. Los resultados también ofrecen un fuerte respaldo a los puntos de vista de los organismos gubernamentales de todo el mundo acerca de la seguridad del BPA.

Por ejemplo, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los EE. UU. responde a la pregunta: “¿Es seguro el BPA?” con la inequívoca respuesta “Sí”. De manera similar, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) afirmó que “el BPA no supone ningún riesgo para la salud de los consumidores de cualquier grupo etario (incluidos los niños aún no nacidos, lactantes y adolescentes) en los niveles de exposición actuales”.

Entonces, para volver adonde empezamos, ¿hay alguna parte del mundo donde esté a salvo del BPA? Según los datos, y hay muchos, la respuesta es muy simple: en todas partes.

Get the daily newsletter in your inbox each morning with today's top stories.